viernes, 14 de marzo de 2014

5 recetas españolas que triunfarían en las calles de Nueva York

Aunque ya llevo seis meses en Nueva York, lo cierto es que unos pocos días bastan para darse cuenta de lo importante que es la comida rápida e hipercalórica en esta ciudad. Es cierto que hay muchas alternativas sanas y saludables, pero la dura realidad es que aquí se rinde pleitesía al exceso y a la velocidad. En cuestiones de alimentación callejera el lema suele ser algo así como “cuanto más grande, variado y grasiento, mejor”.

Nueva York es un gran supermercado de comida hipertrofiada. Se pueden encontrar hamburguesas de todo tipo y hot dogs para todos los gustos, una trinidad dedicada al bacon, cualquier pizza que puedas imaginar, pasteles y bollos ultra-azucarados que atraen a multitudes, sandwiches de pastrami del grosor de una enciclopedia, tacos, burritos y quesadillas para alimentar a un ejército, alitas de pollo frito que más bien parecen las de un cóndor, mac and cheese en cantidades industriales, costillas asadas tan deliciosas como gigantescas y mucho, mucho más. Cosas in-des-crip-ti-bles. Podríamos hacer una lista en constante evolución. Bueno, en realidad ya hay alguien que la hace.

Ante este panorama, me he hecho la estúpida pregunta de qué cinco platos españoles podrían formar parte de la escena hipercalórica neoyorquina sin desmerecer a los platos autóctonos. Los requisitos son sencillos: debe tratarse de platos altamente calóricos (teniendo en cuenta que la media de calorías necesarias al día es de entre 2000 y 2500, solo he incluido platos con más de 400 calorías), con más de cuatro ingredientes, que se puedan comer con las manos (o dentro de un sandwich) y que sean chorreosos y pringosos. He puntuado cada uno de estos aspectos de una a cinco estrellas (*****) y este ha sido el resultado:

5. Butifarra con judías
Aunque la butifarra catalana con judías lo tendría difícil ante la gran variedad de salchichazas que se pueden degustar en Nueva York, creo que este plato catalán cumple bastante bien las exigencias de los paladares neoyorquinos.
Ingredientes básicos: Butifarra, cebolla y judías. En este sentido se queda corto, por lo que habría que añadirle alguna salsaza atractiva. (**) 
Nivel calórico: Sin llegar a niveles tan altos como los de ciertas hamburguesas, la butifarra se defiende bien, alcanzando las 622,76 calorías. (***)
Con las manos o en sandwich: Aunque las judías pueden suponer un problema práctico, creo que los norteamericanos aceptarían de buena gana que se metiese todo en un panecillo. (***)
Nivel de pringue: Ya que le tenemos que añadir una salsa ajena a la receta original para obtener cierto nivel de pringosidad, debemos darle dos estrellas sólamente (**). 

4. Pisto manchego con huevo frito
Aunque la carne no es un ingrediente del pisto manchego, su consistencia y nivel de pringue le convierte en un plato perfecto para el gusto de Nueva York.
Ingredientes básicos: tomate, pimiento verde, cebolla, calabacines, aceite y huevo frito. (****)
Nivel calórico: Por sí misma, una ración de pisto manchego apenas tiene 180 calorías, pero si le sumamos un par de huevos fritos y un poco de pan nos podemos plantar en casi 400. (**)
Con las manos o en sandwich: El pisto es perfecto para meterlo en un panecillo y zampárselo. (***)
Nivel de pringue: Alto. El tomate y la yema de huevo juegan un papel esencial. (****)

3. Hornazo de Salamanca
Este plato salmantino reúne muchas de las características necesarias para triunfar en el difícil mundo de la comida rápida de Nueva York: es fácil de comer con las manos, la carne es la protagonista y se puede comer tanto frío como caliente.
Ingredientes básicos: masa crujiente, chorizo, lomo adobado y huevo duro (****).
Nivel calórico: Una porción española de hornazo suele tener unas 500 calorías, pero correspondientemente agrandada para el mercado neoyorquino alcanzaría las 700. (***)
Con las manos o en sandwich: Puesto que se trata de una especie de empanada, cumple perfectamente esta función. (*****)
Nivel de pringue: Lamentablemente el hornazo no chorrea prácticamente nada. (**)

2. Pastel de carne murciano
Aunque muy parecido al hornazo como concepto culinario, el pastel de carne murciano se posiciona delante por una mera cuestión estética, ya que se elabora generalmente en porciones individuales redondas.
Ingredientes básicos: masa crujiente, chorizo, jamón, ternera picada, huevo duro, pimiento verde y tomate (*****)
Nivel calórico: Un pastel de carne de tamaño estándar en Murcia tiene unas 600 calorías, así que adaptado a los tamaños norteamericanos puede alcanzar fácilmente las 800 calorías. (****)
Con las manos o en sandwich: Su bonito acabado a modo de tartaleta lo hace perfecto para ser devorado con las manos. (*****)
Nivel de pringue: Como el hornazo, el pastel de carne murciano no pringa apenas. (**)

1. Cachopo asturiano
Sin lugar a dudas, el cachopo asturiano es el justo número uno de esta lista. Tiene todo lo que cualquier neoyorquino busca e incluso más. Veamos por qué.
Ingredientes básicos: filetes de ternera, jamón serrano, jamón cocido, queso y pimiento de piquillo. Todo ello empanado. (*****)
Nivel calórico: Los que hayan estado en Asturias sabrán que allí el tamaño de muchos platos no tiene nada que envidiar a las raciones yankis. Así, un cachopo asturiano de buen tamaño puede alcanzar entre 900 y 1100 calorías sin problemas. (*****)
Con las manos o en sandwich: Aunque en Asturias se come con cuchillo y tenedor, el cachopo tiene la consistencia necesaria para poder comerse con las manos. (****)
Nivel de pringue: Al estar frito y empanado y llevar queso por dentro, el nivel de chorreo del cachopo es de altos vuelos. (****)

¿Tenéis más sugerencias? ¿Alguien quiere montar un food-truck de comida española? Podéis decírmelo en los comentarios.

viernes, 24 de enero de 2014

La militarización de las universidades de Estados Unidos

Hace unas semanas, una buena amiga me habló de un incidente ocurrido entre el rectorado de la City University of New York -donde ella es profesora de español- y un centro social gestionado por algunos estudiantes llamado Morales-Shakur Community Center. La Universidad decidió de forma repentina y unilateral cerrar el local que los estudiantes tenían cedido desde 1989 y confiscar todos los documentos y ordenadores.

Foto:Tafadar Sourov
Mi amiga me invitó a ir a la universidad y hablar con algunos de los implicados sobre lo ocurrido. Mientras que muchos estudiantes me atendieron abiertamente y me dieron su opinión y su punto de vista, ningún representante de la universidad quiso hacer ninguna declaración.

Podéis leer el artículo que escribí sobre el asunto aquí, publicado en lamarea.com

lunes, 13 de enero de 2014

Cuando el jamón serrano se convirtió en el jamón surryano

Tan sólo unos días después de que el voraz Arias Cañete anunciara la nueva norma de calidad para el jamón ibérico con la que se pasa de las cuatro opciones anteriores a sólo tres denominaciones de venta (“de bellota”, “de cebo de campo” y “de cebo”), y que trata de evitar que nos den gato por puerco; descubro que en Estados Unidos existe una cuarta denominación: El jamón surryano.


Jamón Surryano

En lo referente a jamones prestigiosos, es bien conocido que el prosciutto italiano es el rey del mercado norteamericano, mientras que el jamón serrano o ibérico español poco a poco -y no sin esfuerzo- se va haciendo un hueco entre la clientela gringa. En casi todos los supermercados se puede encontrar el primero y en unos pocos el segundo, lo que de veras no esperaba encontrarme era con algo así. Y es que la picaresca no es algo exclusivo de El Bigotes o Miguel Blesa. A simple vista el "Surryano Ham" luce y suena como una una mala pronunciación de "serrano", pero lo cierto es que es más americano que el jarabe de maíz alto en fructosa.

Por lo visto, este jamón curado y ahumado al nogal está producido por la espabilada familia Edwards de Surry, Virginia.Y como los Edwards no disponen de ejemplares de cerdo ibérico cerca ni tampoco se apellidan Bertollini y son originarios de Parma, se encargan de dejar claro que los jamones surryanos provienen de los "excepcionalmente raros cerdos manchados de Berkshire, criados totalmente en libertad". Ahí queda eso. Y con un precio de 100 dólares el kilo, parece que la familia Edwards está haciendo un buen negocio.

Mi padre es de Extremadura, mi madre de Virginia ¿De dónde soy yo?

De "Serrano" a "Surryano" sólo hay dos letras de diferencia. Por menos de eso cualquier multinacional norteamericana te demanda por "confusión y engaño a sus clientes", ¿no es así, Starbucks? . Cañete, ¿a qué estás esperando para mandar a una legión de abogados? Sería realmente divertido asistir a un proceso llamado "El Reino de España contra la familia Edwards de Surry, Virgina". Esta es la tierra de las oportunidades y las demandas.

O algo así.

miércoles, 8 de enero de 2014

9 asombrosos ejemplos de como Buzzfeed utiliza el traductor de Google (de forma nada inspiradora) y un sorprendente ejemplo de trastorno obsesivo compulsivo

2013 ha sido el año de Buzzfeed. Esta página de contenidos con vocación viral ha alcanzado la impresionante cifra de 40 millones de visitantes únicos al mes. Según la sensacionalista web de negocios Business Insider, Buzzfeed está valorada actualmente en 200 millones de dólares, pero tiene potencial para alcanzar un valor de 600 millones. No está nada mal para una página que se dedica a publicar listas de chorradas y fotos de gatos.

Las secciones de Buzzfeed, Creo que falta Internacional y Economía.

¿De verdad es tan superficial el contenido de Buzzfeed?

No, pero casi. Hay honrosas y contadas excepciones. Bajo el epígrafe de “Big Stories”, Buzzfeed ofrece contenido más clásico, por decirlo de alguna manera. Aunque no son grandes reportajes de investigación ni artículos en profundidad sobre temas importantes, estas noticias tratan de cubrir con cierta rigurosidad temas de actualidad y, de vez en cuando, te puedes encontrar con historias bastante interesantes. A parte de esto, sí, el resto son listas de tonterías, fotos de gaticos y derivados. Por ejemplo, mientras escribo esto, en la portada de Buzzfeed se pueden encontrar posts como los que siguen: “18 señales de que eres la persona más jóven de la oficina”, “Las 30 cosas más idiotas que han hecho algunas mujeres estando borrachas”, “Este es el vídeo de cachorritos más tierno del día” o “14 personas atrapadas en lugares que no imaginas” (las traducciones de los títulos son mías). En fin, son publicaciones de usar (compartir) y tirar (olvidar). Buzzfeed es el McDonald’s de los contenidos y saben como hacer sabrosas Big Macs para las redes sociales. Son maestros en lo suyo y ya se ha escrito mucho sobre los secretos de su éxito, así que no abundaré más en ese tema. Tampoco me dedicaré aquí a criticar los vicios de Buzzfeed, otros ya lo han hecho bastante bien. A mí me interesa hablar de Buzzfeed porque hace unos meses lanzaron una versión en español.

Fluency in Spanish

Como periodista español (vaya combinación, shame on me) buscando trabajo en Estados Unidos tengo la desventaja de que, aunque mi inglés es considerablemente bueno, no lo domino tan bien como para escribir contenidos con la misma calidad que un nativo. Así pues, de momento me veo obligado a estrechar mi abanico de posibles contratadores. Sin embargo, parece ser que esta regla no se aplica a la inversa. Hace unos meses Buzzfeed sacó una oferta de trabajo en la que buscaba “Associate Editors in French, Spanish or Portuguese”. En la descripción de tareas se indicaba que los candidatos debían “Write, edit, produce and manage posts in French, Spanish or Portuguese” y uno de los requerimientos era tener “Fluency in French, Spanish or Portuguese”. FLUENCY. Fluidez, elocuencia.

Imagen de las muy molonas oficinas de Buzzfeed en Manhattan. Foto de Daniel Goodman/Business Insider

Bien, no sé cuál fue el criterio de selección de personal, pero después de pasarme unas cuantas horas saltando de post en post, puedo asegurar que los editores en español de Buzzfeed hacen traducciones literales de expresiones en inglés con más frecuencia de la deseada, construyen frases surrealistas de incierto origen y -aventuro- abusan de los traductores online. ¿El resultado? Cosas como las siguientes:

1. En este post de declaraciones de padres explicando qué clase de estrategias utilizan para conseguir que sus hijos hagan lo que ellos quieren encontramos frases como esta: “mi hijo se negaba a salir de la bañera hasta que le hablé del monstruo del desagüe. Después de eso, todo lo que debí hacer fue quitar el tapón y salió como bala.”
Esta frase tiene unas cuantas cosas que chirrían. En primer lugar “después de eso”. No es que esté mal dicho en español, es que su uso es extraño. La forma más natural es decir simplemente “después”, sin añadir “de eso”. Me suena a traducción directa de “After that”. Seguimos con “todo lo que debí hacer”, otra traducción directa del inglés. En español se dice “todo lo que tuve que hacer”. Los matices importan, si utilizamos el verbo deber tal vez queramos decir que aunque debíamos hacer algo, quizá no lo hicimos. Y lo de “salió como bala” en lugar de “salió como una bala” no hace falta ni explicarlo.

2. 30 cosas inesperadas que aprendes a los treintas.
Este post comienza con un error de bulto en su titular, que huele a mala traducción automática. Mientras en inglés sí que se utiliza el plural para referirse tanto a las décadas como a la edad de una persona (“the eighties”, “my thirties”) en español se utiliza siempre la palabra en singular (los ochenta, mis treinta).

3.En el mismo post encontramos esta frase:"la gente comienza a pensar que hay algo legítimamente mal contigo si estás soltero/a".
Esta es una de mis favoritas por su inutilidad. “Is there something wrong?” es la forma de preguntar inglés si pasa algo (en español no utilizamos “malo” porque ya se da por hecho en la pregunta). En este caso, en inglés sería perfectamente correcto decir “People begin to think there is something legitimately wrong with you if you’re single”, pero, maldita sea, no lo traduzcas literalmente que suena como un tiro en el pie y además es mucho más sencillo escribir “la gente empieza a pensar que tienes algún defecto grave si estás soltero/a”. El uso de la palabra “legítimamente” para enfatizar ni lo menciono, que me da vergüenza ajena.

4. Seguimos con el mismo post, donde encontramos la frase "la ropa de cuando tenías veinte ahora te hacen ver como que estás intentando demasiado". Empezamos con una falta de concordancia entre “la ropa” y “te hacen” y seguimos con “estás intentando demasiado”, una de las traducciones literales del inglés más vergonzosas que he visto. En inglés se utiliza la expresión “trying too hard” para indicar que se está realizando un gran esfuerzo para conseguir algo (en este caso se presupone que parecer más joven), pero su traducción literal en español no tiene sentido. Debería decirse algo así como “la ropa de cuando tenías veinte ahora te hace parecer desesperado por aparentar ser más joven”.

5. El siguiente ejemplo es otro post que empieza mal desde el titular: "33 cosas que pertenecen a la casa de todos los amantes de la música".
Venga, seguimos con traducciones recién salidas del traductor de Google. “33 Things That Belong In Every Music Lover’s Home” es un post de Buzzfeed publicado originalmente en inglés. Los fabulosos “Spanish editors” de Buzzfeed no han dudado ni un segundo en pasar el texto original por una máquina traductora y publicar el resultado. Con lo fácil que resultaría preguntar a uno de los millones de hispanohablantes de Nueva York si eso era correcto. En realidad, lo que querían decir era “33 cosas que debe tener todo amante de la música en su casa”. Chin-pún. He empleado 10 segundos de mi tiempo para hacer esta traducción, señores de Buzzfeed. Dadme un empleo y os pongo en órbita con el español (guiño, guiño, codazo). 

6. Seguimos con otro titular que haría llorar al mismísimo Grumpy CatLas 21 luchas de tener un nombre imposible.
No pares, sigue, sigue. Estas veintiuna “luchas” provienen directamente de los veintiún “struggles” de la entrada original en inglés. Y van y lo traducen como “luchas”. Olé tú. El traductor de Google debe estar echando humo. Una traducción mucho más adecuada sería “21 problemas de tener un nombre raro” (yo no utilizaría imposible, aunque no creo que sea un fallo demasiado gordo). 

Las siguientes tres frases aparecen en el post “21 señales de que ser femenina no es tu fuerte”.

7. No estás segura de cómo debes comportarte en vestido.
Ojo ahí: “En vestido”, dicen. “In a dress”, tienen en mente. Lo que habría que decir es “no estás segura de cómo debes comportarte cuando llevas un vestido”. No es tan complicado.

8. Algunas veces olvidas que estás en falda y accidentalmente le muestras al mundo tus calzones. “Estás en falda” es el mismo fallo que el ejemplo anterior, pero lo más sorprendente de todo es que en el artículo original en inglés la frase decía “you’re wearing a skirt”, que se traduce literalmente como “llevas falda”. ¿Qué demonios ha pasado? Misterios sin resolver.

9. Pintarte las uñas con tu mano no dominante hace que te preguntes por qué alguien te daría esmalte de uñas en primer lugar.
En primer lugar, la expresión “hace que te preguntes” es una traducción de la muy estadounidense “makes you wonder”. Como bien señala Nacho Carretero en este divertido artículo en español no te preguntas a ti mismo un asunto, se lo preguntas a tu interlocutor. Y en segundo lugar, la expresión “en primer lugar” al final de la frase es una aberración que proviene de la muy americana "in the first place", utilizada para enfatizar, y que no aporta nada a un texto en español. Bueno, si acaso aporta confusión.

10. El uso de la palabra “inspirador/a”.
En este caso no hablaré de un error concreto, sino de un síndrome obsesivo compulsivo. En Buzzfeed en español la palabra “inspirador/a” se usa peligrosamente, sin freno y sin mesura. Oh, mira que gatito tan gracioso, es inspirador. Mira esa niña rubia imitando a su mami, también es inspiradora. Ay, esa mujer paquistaní con la cara destrozada por el ácido y que ahora vende pinchos de rata silvestre en las calles de Islamabad sí es realmente inspiradora. Y así hasta la náusea. Como la versión en español d Buzzfeed todavía no dispone de buscador con el que poder ver hasta donde alcanza el daño de tanto abuso, no puedo daros cifras concretas, pero me juego el cuello a que uno de cada tres posts contiene la dichosa palabra. En serio.

 Bonus track (O como dirían en Buzzfeed, “Prima de pista”)

A rebufo del éxito de Buzzfeed han surgido muchas webs con la misma filosofía viral. Upworthy y Distractify son las dos que más rápidamente están creciendo y ya se están convirtiendo en competencia seria para Buzzfeed, aunque ninguna de las dos realiza contenido en español por ahora.

También he topado con la misteriosa y oscura Upsocl, que es un auténtico clon cutre de Buzzfeed y fue parida originalmente en español. Digo que es misteriosa porque no tienen ningún apartado describiendo quiénes están detrás del proyecto y los nombres de los autores de sus posts huelen mucho a falsos y digo que es cutre porque aún siendo concebida originalmente en español sus breves textos también están surgidos de los más profundos abismos de los traductores automáticos.

En fin, parece que de momento viralizar contenido está reñido con el buen uso del español. Aunque para ser justo, tengo que decir que en las últimas semanas Buzzfeed en español se está esmerando un poco más y empieza a ser consciente de la diferencia entre traducción literal y traducción semántica.

Venga, ya estáis compartiendo este post en vuestras redes sociales, que a lo mejor es “inspirador”.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Palabras en español usadas en Estados Unidos

Hace unas semanas escribía sobre el retorcido español que se usa en algunos medios de comunicación hispanos de Estados Unidos debido a la influencia que el inglés tiene en el idioma. En esta entrada, por el contrario, veremos el caso contrario: la influencia que el español ha tenido -y tiene- en el inglés que se habla en Estados Unidos. Tanto por motivos históricos como por la actual situación de convivencia es inevitable que tanto el español como el inglés tomen prestadas palabras y expresiones del vecino y es normal escuchar a algunos gringos meter algunas palabrejas en español en sus conversaciones. Veamos algunas de las más comunes:

-Aficionado. Significa lo mismo que en español, pero el equivalente inglés “fan” tiene connotaciones más populares. Es decir, se puede decir que uno es un “wine aficionado”, pero no un “football aficionado”.

-Albino. No hay muchos secretos aquí. El inglés adoptó la palabra española para referirse a aquellos que tienen una ausencia congénita de pigmentación en piel, ojos y pelo.

-Bodega. El significado es el mismo, pero esta palabra la oirás principalmente en Nueva York, ya que en el resto del país se utiliza la acepción inglesa “corner store”.

-Buckaroo. Es un sinónimo de cowboy, pero el origen de esta bonita palabra está en la errónea pronunciación de “vaquero”. Yo solo la he visto empleada en algunas películas y novelas.

-Bronco. Es una raza de caballo o poni común en el oeste americano y proviene de la expresión española “potro bronco”. Los broncos más conocidos en Estados Unidos están en Denver.

-Cafeteria. No hay necesidad de explicar nada aquí, simplemente los gringos le quitan la tilde y se toman un café.

-Cigar. Proviene de la palabra cigarro y significa exactamente eso que estás pensando. Existe la curiosa expresión “no cigar” que significa que a pesar de haber realizado un esfuerzo, no se han obtenido resultados existosos: He made a good try at fielding the ball, but no cigar.

-Corral. El significado en inglés es exactamente el mismo que en español ¿OK?

-Cojones. En inglés se utilizan los castizos cojones en su acepción de valor o coraje. Esta bonita palabra está especialmente valorada en el mundillo político estadounidense.

-Desperado (Desesperado). Un “desperado” es para los americanos un criminal temerario y audaz que proliferaba mucho durante los primeros años del salvaje oeste americano.

-Embargo. Lo que Estados Unidos le hace a Cuba. Tal vez adoptaron la palabra en español para que los cubanos no tuviese la menor duda de la jodienda a la que eran sometidos por los Estados Unidos.

-Hacienda. Para los estadounidenses una hacienda es una amplia porción de tierra dedicada a la ganadería y/o la agricultura. Normalmente con una gran mansión incorporada.

-Hasta la vista. “Terminator 2” se encargó de popularizar esta frase entre los estadounidenses angloparlantes para que puedan decirse “goodbye” entre colegas de una forma más graciosa.

-Lasso. En Estados Unidos es una cuerda larga de cuero u otro material con un nudo corredizo en un extremo, utilizado para amarrar caballos, ganado, etc. y viene de la española “lazo”.

-Machismo. Es una de esas palabras del español que han trascendido y se utilizan en más de un idioma y significa exactamente lo mismo.

-Mano a mano. Esta expresión española se utiliza en inglés para referirse a una “confrontación directa o un duelo entre dos partes”.

-Negro. Aunque prácticamente en desuso, esta palabra era una manera ofensiva de referirse a las personas de raza negra.

-Peninsula. Aparte de un lujoso hotel neoyorquino, la palabra península sin tilde tiene el mismo significado que en español.

-Rodeo. El deporte favorito de los tejanos debe su nombre a que en las colonias españolas de América el rodeo fue el proceso utilizado por los vaqueros para reunir el ganado.

-Vigilante. En Estados Unidos un vigilante es cualquiera que se tome la ley por su mano para vengar algún crimen anterior.

Por supuesto, hay muchas más palabras y expresiones del español que han encontrado acomodo en el inglés, así que se aceptan todo tipo de colaboraciones en los comentarios para ampliar esta somera lista.